Artículos
Los insultos del capitán
Hergé, Magritte y el surrealismo
Participación
Encuestas
Test de conocimientos
Test de frases
Libros
Tintín en el país de los soviets
Tintín en el Congo
Tintín en América
Los cigarros del faraón
El loto azul
La oreja rota
La isla negra
El cetro de Ottokar
El cangrejo de las pinzas de oro
La estrella misteriosa
El secreto del Unicornio
El tesoro de Rackham el Rojo
Las siete bolas de cristal
El templo del Sol
Tintín en el país del oro negro
Objetivo: la Luna
Aterrizaje en la Luna
El asunto Tornasol
Stock de coque
Tintín en el Tíbet
Las joyas de la Castafiore
Vuelo 714 para Sidney
Tintín y los Pícaros
Compartir:
Facebook
Twitter

Web no oficial. La obra de Hergé está protegida por derechos de autor y no puede ser utilizada sin previa autorización escrita de Moulinsart.

El 10 de enero de 1929, el recién creado suplemento infantil y juvenil del periódico belga Le Vingtième Siècle (denominado Le Petit Vingtième) comenzó a publicar una nueva serie de aventuras cuyos protagonistas eran un joven reportero belga llamado Tintín y su perro Milú. Estas aventuras tenían en principio una fuerte motivación propagandística y pretendían aleccionar a los jóvenes belgas en asuntos que la dirección del periódico -eminentemente conservador y católico- consideraba especialmente sensibles. La autoría de estos comics corría a cargo de un novel dibujante que ya había colaborado con el periódico como ilustrador de noticias: Georges Prosper Remi, que firmaba con el pseudónimo Hergé.

Durante once años las aventuras de Tintín fueron habituales en este suplemento y llegaron a publicarse hasta 8 historias completas: “Tintín en el país de los soviets”, “Tintín en el Congo”, “Tintín en América”, “Los cigarros del faraón”, “El loto azul”, “La oreja rota”, “La isla negra” y “El cetro de Ottokar”. La siguiente aventura: “Tintín en el país del oro negro” comenzó a publicarse en 1939 pero fue interrumpida por la ocupación de Bélgica por parte de la Alemania nazi en mayo de 1940 y el cierre definitivo de Le Vingtième Siécle.

Con el periódico Le Soir bajo el control del ocupante, en octubre de 1940 comienza a aparecer un suplemento juvenil llamado Le Soir-Jeunesse en forma de una hoja entera doblada dos veces (8 páginas) en el que se reanudaría la publicación de las aventuras de Tintín. Hergé decidió no continuar con la aventura que tenía en curso y en su lugar comenzó otra con el nombre de “El cangrejo de las pinzas de oro”. Debido a las restricciones de papel de la época este suplemento acabó desapareciendo y las aventuras continuaron publicándose en tiras diarias dentro del propio periódico. Durante esta segunda etapa de las aventuras de Tintín se publicaron además en Le Soir: “La estrella misteriosa”, “El secreto del unicornio”, “El tesoro de Rackham el Rojo”, y las primeras páginas de “Las siete bolas de cristal” (hasta el encuentro con el general Alcázar en el teatro de variedades). En ese momento (septiembre de 1944) Bélgica fue liberada por los aliados y todos los periodistas que habían colaborado en cualquier publicación durante la etapa de la ocupación vieron prohibida su actividad.

Hubo que esperar dos años hasta que, gracias a la mediación de un antiguo miembro de la resistencia belga (Raymond Leblanc), se disiparon las injustas acusaciones de colaboracionismo que habían caído sobre Hergé y se le permitió continuar publicando sus relatos en una nueva revista dirigida por el propio Raymond Leblanc y llamada Tintín. El 26 de septiembre de 1946 apareció el primer número de esta revista con la continuación de “Las siete bolas de cristal” justo en el mismo punto en que había sido interrumpida dos años antes.

Una vez finalizada la serie con el resto de “Las siete bolas de cristal” y “El templo del sol”, Hergé decidió continuar la historia que había sido interrumpida con el cierre de Le Vingtième Siècle: “Tintín en el país del oro negro”. A partir de aquí fueron apareciendo en esta revista el resto de las aventuras: “Objetivo la Luna”, “Aterrizaje en la Luna”, “El asunto Tornasol”, “Stock de coque”, “Tintín en el Tíbet”, “Las joyas de la Castafiore”, “Vuelo 714 para Sidney” y “Tintín y los pícaros”.

El 3 de Marzo de 1983, y debido a complicaciones con la anemia que sufría desde hacía años, Hergé murió en la Clínica Universitaria de Saint Luc, mientras dibujaba el que debería haber sido su vigésimocuarto álbum: “Tintín y el Arte-Alfa”.

Tintín Tintinofilia tumba Hergé

Por su deseo expreso de no dejar la creación de aventuras de Tintín en manos de nadie, “Tintín y el Arte-Alfa” nunca se llegó a terminar y sólo se publicaron en 1986 los bocetos y notas originales. En 1987 su viuda Fanny cerró los estudios Hergé y los sustituyó por la Fundación Hergé. En 1988 dejó de publicarse la revista Tintín.

A las publicaciones mencionadas anteriormente habría que añadir “Tintín y el lago de los tiburones”, basado en una película dirigida por Raymond Leblanc y en la que no intervino directamente Hergé: el guión es de Greg y los dibujos fueron realizados por el equipo de Hergé pero no por él directamente.

El objetivo que persigue esta web es mostrar el contexto en el que está escrito y dibujado cada álbum, la relación de los hechos que se relatan con la realidad, que es mucho mayor de lo que parece -de hecho se puede considerar la serie completa como una extraordinaria narración de la historia del siglo XX-, y recolectar algunos detalles curiosos e interesantes que rodean a cada una de las aventuras. Por supuesto, y para poder comprender plenamente todo lo que se dice en estas páginas, es más que recomendable leer cada uno de los álbumes inmediatamente antes y/o después de leer aquí el comentario correspondiente.

Por último se incluyen algunos artículos adicionales y dos cuestionarios que permitirán a cada uno medir su nivel de sapiencia acerca del universo de Tintín, tanto de conocimientos generales como de frases presentes en las ediciones en español de los álbumes. Todo ello se puede encontrar en los enlaces presentes a la izquierda de esta página.

Para cualquier duda, aclaración, crítica o sugerencia  Tintín Tintinofilia correo

J.I.G.M.